HOME
CASTELLANO
◊ BIBLIA
Artículos
Charlas bíblicas
Estudios bíblicos
Investigar la Biblia
Sodoma y Gomorra
Referencias
◊ IDIOMAS
Clases
Interpretación

Traducción

◊ POESÍA
Canciones traducidas
Himnos traducidos
Poemas traducidos
◊ BIOGRAFÍA
Currículum
Obras
Sobre mí mismo
Contacto

 

K. Renato Lings ©

Investigar la Biblia


 

IGLESIAS DIVIDIDAS

A la hora de redacción de estas líneas (2012), muchas
iglesias cristianas viven enredadas en un embrollo estéril 
derivado de cuestiones de género y de sexualidad, especialmente en lo tocante a la homosexualidad. Según
la retórica empleada, el problema más áspero parece centrarse en la Biblia.

Los últimos años apenas si registran tímidos avances en
este terreno. Estamos presenciando una tensa situación conflictiva caracterizada por el colapso teológico.
El asunto se encuentra en un punto muerto.

SUPOSICIONES

Uno de los mayores obstáculos presentes en este panorama radica en una suposición tácita: que todos sabemos lo que
la Biblia dice al respecto. Sin embargo, el trabajo bíblico
que yo vengo realizando plantea estas preguntas:
¿Qué sabemos realmente de estos textos? 
¿Basamos nuestras actitudes y opiniones en
conocimientos sólidos o en tradiciones posbíblicas? 

A juzgar por mi experiencia doctoral con el relato de
Sodoma
y Gomorra, sabemos todavía muy poco. Mi
exploración detallada del texto hebreo de los capítulos
18 y 19 del Génesis
ha traído sorpresas.
La sorpresa más grande ha sido descubrir que
me costaría cuatro años de trabajo intensivo llegar a entender claramente el lenguaje original. Otra sorpresa
fue descubrir que la trama bíblica de Sodoma
no tiene nada que ver con problemas sexuales.  

REFINAMIENTO

 Los textos bíblicos citados en los conflictos teológicos actuales no son ni sencillos ni llanos. Al contrario, están sembrados de opacidades y ambigüedades. Por ejemplo,
e
sta observación es válida para el drama de terror que se desenvuelve en la ciudad de Guibeá (Jueces 19 y 20).

Dicho relato hace gala de un alto nivel de redacción.
El narrador emplea refinadas técnicas literararias
como son el 
suspense, el lítote y el laconismo.
Vista superficialmente la narración de Guibeá nos
presenta una brutal violación sexual que deriva
en asesinato. Sin embargo, la intencionalidad
subyacente es marcadamente política.

LOS "YACERES" DE UNA MUJER

A todas luces el significado social del versículo 18,22 
del Levítico aún no se ha apreciado debidamente. Tradicionalmente se ha pensado que el legislador bíblico prohíbe la intimidad sexual entre varones o, al menos,
la penetración anal. Sin embargo, a nivel filológico
el pasaje no contiene ningún dato fehaciente que
permita una interpretación tan concreta.

Al contrario, hay que recalcar que la terminología hebrea
 es opaca. No hay manera sencilla de traducir la frase "los yaceres de una mujer".
En primer lugar, este breve texto hebreo no prohibe acostarse con un "hombre" sino con
"varón" o "macho". En segundo lugar, el original dice textualmente: "Y con varón no te acostarás los yaceres
de una mujer". 

En tercer lugar, el plural hebreo de 
mishkebey, "yaceres", es extremadamente infrecuente. Dado el contexto general
del Levítico 18, que enfoca la problemática del incesto, el significado más probable del pasaje es éste:
"no cometerás actos de incesto con varón
ni con mujer".

LA "COSTILLA" DE ADÁN

Desde hace siglos la teología cristiana mantiene que la
mujer es creada a base de una "costilla" del hombre varón,
con referencia al capítulo segundo del Génesis. Sin
embargo, esta lectura distorsiona el texto original. Antes
de someterse a la operación que le cambiará la vida, el hombre primitivo no es varón sino un "terrígeno" o
"terrícola" de género ambiguo.

Es importante subrayar que el sustantivo hebreo tsela'
no significa "costilla" sino "lado" o "costado". Se trata
realmente de un texto literario refinado que indica que
tanto al hombre como a la mujer les toca representar
un "costado" del primer ser humano creado.

LA DESNUDEZ DE SU PADRE

Durante siglos se ha especulado sobre la naturaleza
del episodio relatado en el cap. 9 del Génesis donde
Cam ve la "desnudez" de su padre Noé. En el momento
en que se produce el incidente, el patriarca se
encuentra en el suelo en estado de embriaguez. Los 
demás hijos varones de Noé demuestran una actitud de respeto hacia su padre. Pero Cam responde con 
frivolidad. Por esta razón Cam y su hijo Canaán
reciben una maldición. 

Debido a la reacción airada de Noé ante la impertinencia
de su hijo, algunos comentaristas sugieren que el suceso
refleja una agresión sexual.
Sin embargo, el vocabulario
hebreo empleado en estos versículos se aparta del
lenguaje típico para las situaciones de violación física.
Por esta razón, es más probable que el texto refleje el
problema del hijo (Cam) que deshonra al padre (Noé) en violación evidente del mandamiento: "Honrarás a tu
padre y a tu madre" (Ex 20,12).

LOS CONSAGRADOS

La palabra hebrea kedeshim significa "consagrados".
A veces se traduce erróneamente como "prostitutos
sagrados". El término es cuestionable porque la documentación sobre la supuesta prostitución sagrada
en la antigua tierra de Canaán es ínfima. De forma irresponsable, algunos traductores de la Biblia proponen
como equivalentes castellanos de kedeshim palabras tan variadas como "prostitutos" (a secas), "hombres
fornicadores", "sodomitas" o, incluso, "homosexuales". 

De esta manera, se establece a veces un vínculo
anacrónico con temas de actualidad, en este caso el
conflicto corriente sobre el lugar que ocupan las
personas homosexuales en la comunidad cristiana. Dos problemas de gravedad quedan a la vista: (1) se
distorsiona el mensaje bíblico; (2) se aumenta la carga teológica que pesa sobre las personas lesbianas, gays y bisexuales. Por tanto, urge emprender una investigación
a fondo del lenguaje empleado en el
Deuteronomio 23,17.

"CONOCER EN EL SENTIDO BÍBLICO"

Este dicho humorístico se oye a menudo en la calle. Lo
curioso es que no tiene ninguna base filológica en la
Biblia hebrea. He realizado un escrutinio detallado del
libro del Génesis para sacar la conclusión que el verbo
hebreo yada', "conocer", no pertenece al ámbito sexual.
La connotación sexual de "conocer" procede del
griego clásico.

En algunos casos yada' reviste el carácter de término
jurídico que anuncia el inicio formal de pactos, contratos matrimoniales e indagaciones judiciales. Hay otros verbos corrientes que intervienen comúnmente en el lenguaje
relativo al sexo (boo, "entrar" y shákhab, "acostarse"). Lamentablemente muy pocos investigadores se han adentrado en este último terreno,
siendo escasísimos
los datos disponibles en la literatura académica.

NUEVAS INVESTIGACIONES

A mí en lo personal, todas estas razones me parecen de
un peso tal que deseo continuar dedicándome a nuevas investigaciones sobre la Biblia. Los textos mencionados
influyen poderosamente en el judaísmo y, de forma aun
más marcada, en el cristianismo. Cuando se traducen
erróneamente los pasajes sagrados, como ocurre a
menudo, tienen el efecto de amargarle la vida a
millones de personas. Las mujeres en general han
sufrido las consecuencias, y es notorio el estigma que
afecta a las personas lesbianas, gay, bisexuales y transgénero.

Sin duda los asuntos del género y de la sexualidad ocupan
un lugar central en los conflictos eclesiásticos y debates actuales, y lo seguirán haciendo por mucho tiempo. El testimonio bíblico aún no queda suficientemente
explorado en sus detalles lingüísticos y literarios.
Para afrontar este agudo problema urge promover
nuevas investigaciones académicas.

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




ACEPTARÉ CON AGRADO
:




  • Propuestas de cooperación
  • Invitaciones
     
  • Ofertas de apoyo

  • Palabras de aliento.


Éste es mi correo electrónico:

renatoli2004
ARROBA
yahooPUNTOes


Cordialmente

Dr. Renato Lings