HOME
CASTELLANO
◊ BIBLIA
Artículos
Charlas bíblicas
Estudios bíblicos
Nuevas investigaciones
Sodoma y Gomorra
Referencias
◊ IDIOMAS
Clases
Interpretación
Traducción
◊ POESÍA
Canciones traducidas
Himnos traducidos
Poemas traducidos
◊ BIOGRAFÍA
Currículum
Obras
Sobre mí mismo
Contacto

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

K. Renato Lings ©



SODOMA, ESCENARIO DE UN CHOQUE CULTURAL

Culture Clash in Sodom:
Patriarchal Tales of Heroes and Villains


Artículo redactado en inglés en 2005
Síntesis castellana: 2007


Algunos procedimientos patriarcales de la Biblia Hebrea provocan un hondo malestar en el lector de la época moderna. Donde más agudamente se aprecia el fenómeno es en dos textos dramáticos que relatan la destrucción completa de las ciudades de Sodoma (Génesis, capítulos 18–19) y Guibeá (Jueces, capítulos 19–20). 

Vistos en su contexto literario, los protagonistas patriarcales de estas narraciones bíblicas aparecen como héroes sufridos amenazados u oprimidos. Como opresores actúan distintas ciudades, tribus o naciones, o sea, el papel del malo lo asumen grupos o colectividades. Por contraste, los biblistas modernos tienden a enfocar el texto desde otro ángulo. En los comentarios de nuestra época, los protagonistas masculinos de los relatos se presentan individualmente como gente despreciable y se les culpa de los desastres que sobrevienen. Tanto es así que conviene describir el encuentro de los narradores bíblicos con sus actuales intérpretes como un auténtico choque cultural.

Curiosamente, la colisión de ambas culturas interpretativas parece pasar bastante desapercibida. El presente artículo proporciona un breve esbozo de algunos contrastes notables entre la manera bíblica de enfocar el tema del héroe y el malo y varios procedimientos representativos de la óptica moderna. La problemática merece un análisis detenido. En este ensayo examinamos brevemente algunas de las consecuencias serias causadas por este choque literario entre dos civilizaciones. Si la intencionalidad social, política, étnica y teológica que subyace las narraciones bíblicas se queda sin descifrar y exponer, estos relatos continuarán sirviendo como auténticos textos de terror para las mujeres y para la gente gay. Desgraciadamente, en la actualidad es precisamente esta perspectiva negativa la que predomina.

 

Una parte considerable del problema radica en las versiones bíblicas que leemos ya que algunas traducen de forma mediocre ciertos pasajes del hebreo. De hecho, si estudiamos la redacción original de ambos relatos con paciencia y con los ojos muy abiertos, sin dejarnos acobardar por su aparente ferocidad, seremos capaces de descubrir sorprendentes verdades de orden cultural y psicológico.

 

Por muy extraño que parezca, estos dramas pueden incluso convertirse en notables instrumentos de liberación para las personas lesbianas y gay. Además, si analizamos ambas narrativas bajo la lente de la teología poscolonial, las lecciones asimiladas podrán ser de gran utilidad para otros grupos o pueblos oprimidos, especialmente las numerosas naciones y comunidades que han sufrido el yugo del colonialismo. 

 

 

 


El artículo original apareció en
 

Lisa Isherwood (ed.)
Patriarchs, Prophets, and Other Villains.
Equinox, Londres, 2007.


 

QUITAR LA TELARAÑA SEXUAL
"Conocer" en un texto de terror

Removing the Sexual Cobweb:
To "Know" in a Text of Terror

Artículo redactado en inglés en 2006
Síntesis española: 2007

 

Los capítulos 19 y 20 del libro de los Jueces contienen un relato que a mucha gente le quita el apetito. Es estremecedora la fuerza brutal de la acción donde una joven mujer indefensa muere a consecuencia de una violación masiva. Sin embargo, este hecho no debe sorprendernos puesto que se trata probablemente de un ingrediente premeditado manejado hábilmente por el narrador. A nuestro entender, esta composición literaria vio la luz del día con fines polémicos, concretamente para denigrar de forma contundente al rey Saúl, su ciudad natal Guibeá y la tribu a que pertenece, que es Benjamín. Bien mirado, el argumento narrativo va en contra de todo lo que representa Saúl. Al mismo tiempo, muchos elementos parecen indicar que el autor ha estado al servicio de David ya que éste y su tribu Judá salen claramente favorecidos. 

 

En la época contemporánea, la manera corriente de enfocar el relato es otra siendo que se prefiere leerlo conjuntamente con Sodoma y Gomorra. Si bien es cierto que ambas narraciones comparten varios temas literarios, también hay que señalar que se dirigen a dos públicos muy distintos. Un aspecto que los une es su carácter político y polémico. No obstante, lo desafortunado  es que los traductores y comentaristas de la Biblia se inclinan a despolitizar los argumentos. Un procedimiento frecuente consiste en la introducción de referencias cruzadas entre los tres pasajes de Jueces 19, Génesis 19 y Levítico 18,22. Gracias a la sutileza de esta maniobra, tal vez inconsciente, estos textos tan diversos quedan entretejidos desde una inconfundible óptica sexual, y el drama de Jueces 19–20 se ve apartado de sus raíces históricas.
 

En años recientes varias biblistas feministas han releído el relato. Es Phyllis Trible quien le puso la etiqueta adecuada: texto de terror. Si bien es cierto que los enfoques feministas han aportado importantes innovaciones, no han logrado liberar el texto del chaleco de fuerza de corte sexual aplicada desde hace siglos al verbo hebreo yāda"conocer" (Jue 19,22 y 19,25). Mi artículo puntualiza algunas maneras en que la tradición posbíblica ha sembrado la confusión entre los traductores. En concreto, mi análisis persigue tres objetivos principales: (1) presentar las múltiples razones lingüísticas que favorecen una interpretación no sexual de yāda; (2) documentar algunas distorsiones ocasionadas por las traducciones sexualizadas de yādaque estigmatizan las relaciones eróticas entre personas del mismo sexo; (3) proponer una lectura contextual e intertextual del drama de Guibeá basada en el material bíblico y que realce su carácter político.

 

Los sutiles matices del lenguaje hebreo empleado en Jueces 19 revelan que el narrador domina hasta la perfección el arte de la comunicación literaria. Es significativa la presencia en el texto de otros dos verbos hebreos: ānâ, "humillar" (19,24 y 20,5), y ālal, "maltratar" (19,25), que se unen para dar cauce a la agresión sexual expresando el carácter del asalto físico.  Por contraste, la esencia de yāda es fundamentalmente neutra y cognitiva. El contexto habla ciertamente de violencia sexual, pero yāda sigue llevando en todo momento su significado original de "conocer". Una interpretación no sexual de yādabrinda mejores posibilidades para que el lector llegue a apreciar el argumento de un acérrimo drama bíblico con notables cualidades literarias y con un mensaje político de gran fuerza polémica.  

 

 

 

 

El artículo original apareció en: 
Lisa Isherwood & Rosemary Radford Ruether (eds.)
Weep Not for Your Children.
Equinox, Londres, 2007.

 

 


 

 

 





NUEVOS ARTÍCULOS

Con gusto escribiré artículos relacionados con los
temas presentados en la sección BIBLIA
y afines.

Solicitudes en tal sentido podrán dirigirse a

biblioglot
ARROBA
gmailPUNTOcom

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LOS "YACERES" DE UNA MUJER
¿En Lev. 18,22 se prohíbe el incesto entre varones?

THE "LYINGS" OF A WOMAN:
Male-Male Incest in Lev. 18.22?

Artículo redactado en inglés en 2009
Síntesis castellana: 2010



El artículo recoge y explora una reciente hipótesis acerca del significado de un breve texto del libro del Levítico. Se trata del versículo 18,22 que ocupa un lugar preponderante en los debates de nuestro tiempo sobre el controvertido tema de Biblia y homosexualidad:

"Con varón no te acostarás (los) yaceres (de una) mujer. (Una) abominación (es) ésa".

 

Ante todo, cabe señalar la opacidad que caracteriza el lenguaje hebreo de la redacción original. No hay manera sencilla de traducir la frase "los yaceres de una mujer". No obstante, la presencia de una importante tradición eclesial hace que las dificultades inherentes al texto bíblico raras veces reciban la atención que merecen. Muchos traductores y analistas de la Biblia prefieren escoger una interpretación sencilla del pasaje sagrado sin descifrar a fondo toda la ambigüedad textual y complejidad gramatical que encierra, diciendo, por ejemplo: "Con un hombre no te acostarás como con una mujer. Es abominable".


Generalmente los intérpretes de nuestro tiempo opinan que lo vedado en Lv 18,22 es, específicamente, la penetración anal. De ese consenso se aparta la hipótesis formulada por David T. Stewart al plantear que el texto original no explica claramente de qué expresiones físicas de intimidad sexual se trata. Indudablemente el carácter insólito del lenguaje permite una lectura distinta de la que habitualmente se le aplica.

En primer lugar, este breve texto hebreo no prohíbe al antiguo hombre israelita acostarse con un "hombre" en el sentido genérico sino específicamente con "varón" o con "macho". En segundo lugar, el plural hebreo mishkebey, "yaceres", es extremadamente infrecuente. Dado el contexto general del Levítico 18, que enfoca la problemática del incesto, el significado más probable del pasaje parece ser éste: "No te acostarás con varón de las formas (prohibidas) de mujer". Provisionalmente, tal vez se pueda traducir en los siguientes términos: "No cometerás actos de incesto con varones" (como tampoco lo harás con mujeres).

En cuanto a la palabra to'eba, "abominación", el término alude a toda una serie de actos censurables que apartan al creyente del camino recto trazado por YHWH, Dios de Israel. En la literatura profética to'eba se aplica a menudo a las prácticas idolátricas.

 

El artículo original apareció en 
Theology & Sexuality
Volume 15.2, 2009, pp. 231-250.
Equinox, Londres.

 

 

 Esta página presenta resúmenes de algunos
artículos míos, publicados en años recientes, 
sobre temas bíblicos.
 






En julio de 2014 una entrevista salió publicada en el blog Homoprotestantes con sede en Barcelona, Cataluña.
Se titula "La homofobia no está en la Biblia
sino en los intérpretes".

http://homoprotestantes.blogspot.com.es/2014/07/la-homofobia-no-esta-en-la-biblia-sino.html#more

 

En 2011 la revista PASOS, órgano del Departamento Ecuménico de Investigaciones (DEI), ubicado en San José, Costa Rica,
publicó el artículo titulado

¿LA BIBLIA CONOCE LA HOMOSEXUALIDAD?


Para leerlo, entrar en esta página (pp. 41–50):
http://www.dei-cr.org/uploaded/content/category/423124913.pdf